INTRODUCCIÓN: Uno de los temas de mayor relevancia en estos últimos tiempos es, el  Espíritu Santo. Sin embargo, una Teología fuera de contexto hace que pensemos del Espíritu Santo sólo como una manifestación de poder en lo milagroso, y no como una Persona con múltiples facetas que ha beneficiado a la iglesia de Dios con los diversos ministerios del Espíritu.

     Hoy en día podemos decir que, cristiano es aquel que ha sido regenerado por obra del Espíritu Santo en el momento que ha recibido a Cristo por la fe. En cambio cristiano espiritual, es aquel que exhibe en su vida las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable. La espiritualidad es, una manifestación de las virtudes de Cristo como fruto del Espíritu en la vida del creyente.

     Pero todo creyente necesita saber de los ministerios del Espíritu Santo, para ver todos los beneficios que todo cristiano puede experimentar en su vida. Es lamentable que muchos

cristianos le atribuyen al Espíritu Santo sólo el de hacer “milagros” o el de “otorgar dones”

y se olvidan o desconocen otros ministerios del Espíritu. El Señor Jesucristo habló a sus discípulos que después de su partida iba a venir “otro” que iba a estar con ellos para siempre y para ayudarles  en todas sus formas de vida cristiana, testimonio y servicio hasta el fin de sus días.

    La palabra “otro” viene del griego =Alos= y significa idéntico no diferente. El Espíritu que los discípulos iban a recibir iba a ser idéntico a Él en Su Personalidad y como tal es nuestro Consolador, nos  Conduce en la voluntad de Dios y nos Convence cuando pecamos. También es idéntico en Su Poder. Una cualidad del Espíritu es la de impartir Poder, pero no la de un poder milagroso sino la de un poder que manifiesta los frutos de una vida rendida (2 Ti. 1:8; Gál. 5:22-23). Este poder se puede ver también en las acciones de su voluntad, cuando dirige las actividades de los que sirven a Dios. Por ejemplo, una muestra de su poder se puede ver cuando:       

              *Prohibió a Pablo predicar en Asia (Hch. 16:6-11)

              *Predicamos el evangelio ( 1 Te. 1:4-5)

              *Practicamos la vida cristiana (2 Ti. 1:7; Gál. 5:16; Ef. 3:17; 5:18)

El Espíritu es idéntico en Sus Pensamientos. Es el Espíritu que obra en conformidad a la Palabra de Dios (Jn. 16:12-15; 2 P. 1: 20-21; Ro. 8:27; 1 Co. 2:10,

11-13). Podemos decir que es el Espíritu que:

Ø        Regenera al Pecador (Tit. 3:4-5)

Ø        Redarguye de pecado (Jn. 16:8-9)

Ø        Recuerda todas las cosas (Jn. 14:26)

Ø        Revela los misterios de Cristo (Ef. 3:3-6)

    Es el Espíritu que posee Personalidad y esto implica que el Espíritu tiene:

1.      Intelecto. (1 Co.2:10-11,13; Ef. 1:17; Ro.8:27; Is. 11:2)

2.      Emociones.(Ef. 4:30; Ro. 15:30)

3.      Voluntad. (1 Co. 12:11; 16:6-11)

    El Espíritu Santo iba a estar en y con los discípulos con el propósito y el ministerio de ayudarles en todas las esfera de la vida. Pero, cuáles son esos ministerios del Espíritu?      

Cómo nos ayuda el Espíritu Santo hoy? El Espíritu iba ayudarles en:

   I. Su Ignorancia:  (Jn. 16:12-13; 14:26)

A.  Impartiendo Conocimiento.

La gran mayoría de los discípulos fueron ignorantes, hombres sin letra que nunca habían pasado por una académica rabínica. Por tal motivo, Cristo nunca sobrecargó a ellos con enseñanzas que no podían entender, pero el Espíritu Santo les ayudaría en esa ignorancia para que tengan un Conocimiento pleno de todas las cosas que pertenecen a Cristo y a Su obra, a las promesas dada a ellos y a todo lo concerniente al futuro.

II.           Su Interpretación:  de las Escrituras: (Jn. 12:16; 14:26; 16:15)

B. Impartiendo Comprensión.

Una de las cosas que a los discípulos más les contó entender, fue el hecho de que el Mesías prometido tenga que morir. En Lucas 24:25 Cristo les llamó: “insensatos” o falto de entendimiento. Pero el v. 45 de Lucas dice: Entonces les abrió el Entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras.

     Todo lo que Cristo enseñó a ellos iba a ser aclarado por el ministerio del Espíritu Santo.

En Juan 20:9 leemos: Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos. El Espíritu Santo iba a impartir en ellos una clara comprensión de todas las cosas que Cristo les habló, especialmente en cuanto a los significados de la Cruz y la gloria futura.

     Hoy el Espíritu Santo cumple el ministerio de Iluminación sobre la Palabra de Dios revelada. Es la obra del Espíritu Santo iluminando la mente del creyente, acomodando lo espiritual a lo espiritual (1 Co. 2:13). Este ministerio del Espíritu es imprescindible en la hora de estudiar y meditar en la Palabra de Dios. Necesitamos de este ministerio del Espíritu para poder tener una clara comprensión de todo lo que leemos y estudiamos.

    En estos días de tantos vientos de doctrinas erróneas, necesitamos conocer la diferencia entre la doctrina de Dios y doctrina de demonios. El apóstol Juan escribió al final de sus días: Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, (2 Jn. 7-8). Es triste ver que el fruto del trabajo de un pastor, de un misionero, de hermanos que han trabajado por tantos años, en poco tiempo se ve esfumado todos sus esfuerzos por seguir doctrinas, pensamientos y costumbres que están fuera de la Palabra de Dios.

    Muchas veces vemos a pastores y predicadores que son arrastrados por el error de ver otras luces de obras evangélicas y eventos llamativos, que no es otra cosa que estratagema de hombres y artimañas del error. La única forma de no caer en el error de los engañadores es viviendo bajo la plenitud y la guía del Espíritu Santo. Es tener una clara comprensión detoda la palabra de Dios, conforme a lo que enseña el Espíritu Santo.

III. Su Indiferencia: (Jn. 15:26-27

             C. Impartiendo Coraje.                     

 El contexto habla de todo lo que ellos iban a enfrentar en el mundo, con toda su hostilidad y aborrecimiento. Pero aún en las pruebas más dura y en la persecución más difícil, ellos tenían que dar testimonio de todo lo que habían visto y oído acerca del Señor y de su obra consumada.

    Pero este testimonio no iba a ser en sus fuerzas ni en su osadía, sino en el coraje y en valor dado por el Espíritu Santo. Ellos iban a denunciar pecado y el destino del pecador en el poder del Espíritu Santo obrando en ellos. A propósito de esto el apóstol Pablo nos recuerda que Dios no nos dio Espíritu de cobardía sino de poder (2 Ti. 1:7).

    Hoy más que nunca necesitamos del coraje que viene del Espíritu de Dios para denunciar el pecado, para declarar nuestra fe en Cristo en la sociedad, en la escuela, a nuestros amigos y familiares. Necesitamos estar revestido de ese coraje que viene del Espíritu para hacer más eficaz el evangelio de Cristo. Los apóstoles habían orado por más coraje en Hechos 4:23-31. Dice: Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. (v.31).

 

IV. Su Intercesión en la oración: ( Ro. 8: 26-27) 

            D. Impartiendo Convicción.

Una de las cosas más difícil para el creyente es saber cuando estamos pediendo conforme a la voluntad de Dios. Para esto Pablo nos dice: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu

 Intercede por nosotros con gemidos indecibles” (v.26).

    Pablo nos afirma que el Espíritu nos ayuda a determinar por qué cosa orar en determinado momento conforme a la voluntad de Dios. No siempre lo que pedimos es conforme a la voluntad de Dios, y no siempre lo que recibimos es conforme a lo que pedimos. Muchas veces las cosas que recibimos no son las cosas que pedimos, sino las cosas que Dios sabe que necesitamos. Stg. 4:3, dice que pedimos mal, para gastar en nuestros deleites.

    Tenemos aquí tres cosas que nos ayuda a ver de que forma el Espíritu cumple su ministerio en la oración a favor del creyente:

Ø     Su Intercesión.

Ø     Su Indecibles gemidos.

Ø     La Intención del Espíritu.

Esa convicción que todos necesitamos tener en la hora de orar a Dios y de pedir las cosas conforme a Su voluntad, viene la ayuda en nuestra debilidad por medio de Su Intercesión, de Su Indecibles gemidos y de la Intención del Espíritu para dictarnos la oración en la manera en que Dios quiere que lo hagamos.

 

      V. Su Inseguridad: (Ro. 8:14-16).

                  E. Impartiendo Certeza.

 Quizás este es uno de los ministerio más importante del Espíritu Santo en la vida de un creyente. Saber que somos hijos de Dios es el resultado de lo que yo creó y de la certeza que viene del Espíritu de Dios a nuestro espíritu. El Espíritu Santo confirma en la vida misma del creyente la Posición que ocupamos dentro de la familia de Dios y las Posesiones que compartimos como herederos del Padre. Esta certeza viene a la vida de todo aquel que ha confiado en Cristo, y la garantía de esta salvación está sellada por el Espíritu Santo de la promesa, que es la arras de nuestra herencia (Ef. 1:13-14).     

                    

  VI. Su Insensibilidad: hacia el pecado (Ef. 4:30)  

               F. Impartiendo Contrición.

Cuando hablamos de “Insensibilidad” estamos hablando de una vida que ha perdido la capacidad susceptible a la Presencia del Espíritu Santo de Dios, y al Pecado en su vida. Estamos hablando cuando pecamos y del pecado no confesado que hace que perdamos toda sensibilidad hacia la Presencia del Espíritu Santo de Dios.

     Pero, qué es contristar al Espíritu Santo? Qué hace el Espíritu para que no perdamos la sensibilidad a su Presencia y al pecado? La palabra “contristar” indica: afligir, causar dolor,

entristecer como una persona cuando se hace algún mal. Aquí Pablo resalta una de las facetas que Espíritu Santo posee como Persona: Sentimientos, se le atribuye capacidad de sentir. Y <<El hecho de que pueda ser contristado muestra que el Espíritu Santo es una Persona, no una mera influencia. También significa que nos ama, porque sólo alguien que ama puede ser contristado>>(McDonald).

     Siendo que el Espíritu Santo es una Persona y que posee sentimientos y emociones, es el pecado en todas sus formas que hace que le contristemos, causando aflicción como cuando el Señor Jesús fue afligido por el pecado de su pueblo y de sus enemigos (Is. 63:9-10). Esta contrición del Espíritu hace que tomemos conciencia cuando pecamos y nos hace susceptibles a su Presencia y al pecado. Porqué es importante mantener una vida sensible a la presencia del Espíritu Santo? Porqué no debemos contristar al Espíritu? Hay tres razones poderosas. Porque:

Ø        Todo Pecado le contrista: porque él es el Espíritu Santo de Dios. Todo lo que no sea santo le causa tristeza.

Ø        Es la tercera Persona de la bendita Trinidad:

Ø        Somos la Propiedad de Dios y Preservados hasta el día de nuestra completa redención, (Ef. 1:14; Fil 1:6; 3:20-21).

Estas razones nos debe llevar a una vida de contrición más sensible hacia la Presencia del Espíritu Santo. Nos debe llevar a una vida de confesión  más sincera de nuestros pecados.  Nos debe llevar a tomar conciencia seria cuando pecamos. Nos debe llevar a mantener una vida  controlada y diariamente caminar bajo la guía del Espíritu. Una vida así hará que tengamos una relación más fluida con el Espíritu Santo de Dios.